Articulos

miércoles 20 de diciembre del 2017

Drogadependencia… Una mirada desde la Bioética. IV PARTE

Reflexión Ética

En el consumo abusivo a sustancias psicoactivas altera la capacidad y o competencia del individuo.

La adicción plantea conflictos en cuanto perturba el uso de la razón, vulnera la voluntad y enfrenta a la libertad: altera los procesos del pensamiento con deterioro progresivo de la memoria y transforma la enfermedad en paradójica…

Principio de Defensa de la Vida

El servicio a la vida se manifiesta plena y explícitamente en la fidelidad a la ley moral en coexistencia con valores y deberes. Quien consume se transforma en víctima de una serie de desórdenes en su estructura psico-biológica que lo conducen a la decadencia ética. Nuestra sociedad valoriza cada vez más una cultura de muerte y nuestros jóvenes buscan recursos en los productos químicos, al no saber encontrarlos en los valores humanos.

Principio de Autonomía

La visión ética lo relaciona con la capacidad de autodeterminación, de elección de la persona respecto de su propia vida. La libertad implica una capacidad de opción, carente de restricciones o presiones. Decide lo que es mejor y perfecciona al ser. La adicción rompe esta estructura y confunde libertad con libertinaje: no hay libertad donde se destruye una vida, ni vida asumida en plenitud donde se quita la libertad.

La realidad de la persona humana es espiritual y corporal a la vez y a esta unión sustancial conduce el análisis de la vida psíquica que la adicción a las drogas altera en cuanto impide distinguir el bien del mal y borra los límites morales. No se puede llegar a un juicio recto, si la inteligencia está sumergida en la búsqueda de placeres ilusorios para escapar de una realidad que estima oprimente e insoportable.

No Maleficencia

Este principio está íntimamente relacionado en medicina con la máxima primum non nocere: “En primer lugar, no hacer daño”. El cuerpo humano tiene una integridad y una dignidad…su totalidad lleva un mensaje implícito. No puede ser utilizado como un instrumento que esté al servicio de otro fin.

Hablar de adicción en el marco de la bioética, posibilita dar una respuesta moral a situaciones propias de la condición humana, desde la fundamentación de la singularidad y totalidad de la persona.

Cuando la persona atenta contra la propia vida sin ver la grandeza del don recibido, vulnera su dignidad y se conduce a una forma de esclavitud, centrada en el individualismo y el consumismo.

Beneficencia

El término connota actos de misericordia y humanización, acción realizada en beneficio de otros. Quien se droga no comprende o ha perdido el sentido y el valor de la vida. Muchos casos de muerte por sobredosis son suicidios voluntarios.

La realidad muestra la búsqueda permanente del placer inmediato que parece justificarlo todo. Los recursos en programas de educación y prevención de las adicciones especialmente de niños y jóvenes, deben estar disponibles, siendo clave para enfrentar el consumo abusivo.

Justicia

En términos de justicia social, el principio obliga a la comunidad a garantizar a todos y cada uno los medios para acceder a los cuidados necesarios.

Este principio es rector en campañas de prevención y diseño de políticas de gestión en la protección de vida y la integridad de las personas que conforman la comunidad. El estudio sobre narcotráfico y adicciones en Argentina (http://www.uca.edu.ar/index. php/site/index/es/uca/observatorio-de-la-deuda-social-argentina/barometro-del narcotrafico-y-las-adicciones- en-la-argentina/informes-tematicos-del-narcotrafico- y-las-adicciones-en-la-argentina/ )… destaca la necesidad de un enfoque integral para la lucha contra el narcotráfico, que tenga en cuenta el fenómeno de la adicción y el consumo, invirtiendo más recursos en la prevención y rehabilitación y fundamentalmente en las posibilidades de generar proyectos de vida a partir de la integración social desde la educación, el trabajo y la integración urbana.

consorcio de medicos católicos

Contactate con nosotros

Podes comunicarte con nosotros mandandonos un email a consorciodemedicoscatolicos@gmail.com o bien completando el siguiente formulario.

Enviar mensaje