Articulos

miércoles 08 de mayo del 2019

TIENEN MIEDO


Tienen miedo
Reflexión acerca del próximo juicio del Dr. Leandro Rodríguez Lastra
Dra. Elena Rita Passo


El 13 de mayo se iniciará el juicio al Dr. Leandro Rodríguez Lastra, médico tocoginecologo del Hospital Moguillansky de la ciudad de Cipolletti, provincia de Río Negro. Será juzgado bajo la carátula de incumplimiento de los deberes del funcionario público.
La acción por la cual sera sometido a juicio, aconteció el día 2 de abril de 2017, en que encontrándose de guardia, asiste a una paciente de 19 años de edad que cursaba un embarazo de 22 semanas de gestación y a la cual se le habría administrado algún método abortivo (probablemente misoprostol) en forma clandestina. La misma ingresa a la guardia del hospital con dolor abdominal, fiebre, deterioro del estado general y escasa perdida hematica. El feto tenía parámetros clínicos normales. 
En esa circunstancia, el médico de guardia decide: 
a) estabilizar clínicamente a la paciente, inhibicion de las contracciones uterinas y brindar toda la contención que es posible en una guardia. 
b) preservar la estabilidad clínica del feto. 
c) dar continuidad al tratamiento de los dos pacientes a través de la comunicación a las autoridades correspondientes del hospital y dando lugar en un segundo tiempo, a la intervención de un equipo asistencial interdisciplinario. De acuerdo al protocolo, al cual adhiere la provincia de Río Negro, se tiene un margen de 10 días para la realización del aborto. 
Para la OMS, aborto corresponde a la práctica realizada hasta la semana 20 de gestación y además se establece que el peso fetal tiene que ser de hasta 500 gramos. En este caso entonces, no corresponde hablar de aborto, sino de parto extremadamente prematuro, con un feto formado pero inmaduro y con altas probabilidades de morbimortalidad.
Presentados estos datos y aclarando que el profesional medico ejerce la medicina como ciencia y arte, diremos que nunca podría ser juzgado como un funcionario público, sencillamente porque no lo es.
Procederemos a continuación a realizar el análisis del caso en función de los dos pacientes involucrados: madre e hijo.

1. Análisis bioetico del proceder médico con respecto a la madre:
a) Realidad objetiva: mujer de 19 años de edad que cursa embarazo de 22 semanas con intercurrencias clínicas (dolor abdominal, fiebre, deterioro del estado general, escaso sangrado), luego de maniobras abortivas. 
b)  Bien a tutelar: la vida e integridad física de la mujer embarazada.
c) Consecuencia  ética para la praxis operativa: proceder a la estabilidad clínica de la madre a través de los procedimientos médicos correspondientes. En este caso se procedió conforme al bien a tutelar, siendo por lo tanto, la actuación médica lícita.
 
2. Análisis bioetico del proceder médico con respecto al no nacido:
a) Feto de 22 semanas sin patología preexistente. Biológicamente inmaduro con altas probabilidades de morbimortalidad por edad gestacional.
b)  Bien a tutelar: la vida y la integridad del no nacido.
c) Consecuencia ética para la praxis operativa: continuar el embarazo y dar lugar al cuidado  médico correspondiente durante el mismo. La actuación médica realizada por lo tanto es  considerada no sólo lícita sino además obligatoria.

Como hemos visto, no existe motivo por el cual, desde un análisis bioetico el médico debe ser juzgado. No está en su ciencia, ni en el ejercicio de su profesión, determinar quién vive y quien no. Solo tiene la obligación moral de actuar de acuerdo al desempeño que el buen ejercicio que la medicina como arte y ciencia le impone.
¿Cómo es posible entonces, que en la Republica Argentina se someta a juicio, a un médico con el cual todos nos querríamos atender?
Un médico que no sólo tuvo una actuación idónea el día que se encontraba de guardia y por la cual es juzgado, sino que además,  el resultado de dicha acción es haber salvado las dos vidas....
Si la sociedad en su mayoría, de acuerdo al sentido común más elemental, piensa que es una aberración que sea juzgado: ¿para qué se lo somete a juicio?
Es juzgado porque aquellos que abogan por la muerte tienen miedo. Solo así se entiende que se lo someta a modo ejemplificador a semejante tortura.
Y es que en última instancia, los médicos a través de la decisión interna de hacer el bien y de actuar en conciencia, tenemos poder. Ya que allí, donde nos quieren imponer la cultura de la muerte, nosotros podemos ser instrumentos de la luz.
En este juicio, no sólo se juzgara al Dr. Leandro Rodríguez Lastra, todos los médicos seremos juzgados. Pero, a diferencia de los que incurren por intolerancia, ignorancia y arbitrariedad, en conductas que son exclusivas del ejercicio responsable de la medicina, los médicos no tenemos miedo. Nuestra fortaleza es la Verdad y esa Verdad nos hace libres. Mal que les pese, somos libres de actuar en conciencia.






consorcio de medicos católicos

Contactate con nosotros

Podes comunicarte con nosotros mandandonos un email a consorciodemedicoscatolicos@gmail.com o bien completando el siguiente formulario.

Enviar mensaje