Noticias

viernes 06 de noviembre del 2020

Fratelli Tutti - un análisis sobre la encíclica del Papa Francisco

Fratelli Tutti - un análisis sobre la encíclica del Papa Francisco

Un amigo me mandó varios análisis sobre la Encíclica Fratelli Tutti, que se sumaron a otros, tanto de Argentina como del exterior. Se fueron incluyendo análisis MUY diversos, desde distintos ángulos... comentarios a favor y en contra, incluso abiertamente en contra, considerando al Papa como un ser malvado. Escuché y leí todo con mucha atención, TODOS me hicieron reflexionar.

La mayoría de nosotros no conoce en profundidad a Jorge Bergoglio, ni hemos conocido en forma cercana a ningún Papa, pero crecimos con un gran respeto por la imagen del Papa... casi todos tenemos un aprecio TAN especial por Juan Pablo II, hoy santo bajo este pontificado...

Y, de repente... el Santo Padre es argentino!!! ¿cambia algo? Cada uno sabrá si en alguna medida eso le influyó positiva o negativamente... pienso que no debería hacerlo en temas de fe.

En algún lugar, la mayoría de la gente de bien se debe alegrar por cosas positivas de un líder, lo mismo que les debe doler que exista una imagen negativa o se digan cosas en contra de un Papa, a quien nuestro Jesús dejó como sucesor, sea de la nacionalidad que sea.

Quien llega al papado es un hombre común, como lo fueron los apóstoles... a partir de 12 personas muy sencillas, DIOS armó la Iglesia Universal (yo interpreto que es algo imposible sin un Dios por detrás)... hubieron apóstoles y discípulos santos y otros que no, papas santos y otros que no... el mismísimo San Pedro negó a Jesús en su cara, cuando Él mismo se lo había advertido minutos antes... a pesar de ello San Pedro es nuestro patriarca, no por su propia perfección, sino por su búsqueda de Dios...

Sobre Fratelli Tutti, alguien cercano al Papa Francisco expresa que la Encíclica se centra en la dignidad del hombre, poniendo énfasis en la arquitectura y la artesanía del ENCUENTRO entre los hombres. Quienes piensan distinto, dicen que no toca temas de fe, que confunde nociones sobre economía, que está inspirado por la masonería o directamente por el "más malvado", etc, etc. (acusaciones durísimas).

No escribiré ni a favor, ni en contra de nuestro Papa... solo trataré de hace un mini resumen de lo que he leído y escuchado estos días, a favor y en contra... lo que me queda a mí.

Si tengo que resumir, diría que el Papa nos propone pensar si existe una diferencia entre “prójimo” y “socio”... 

Y si alcanzáramos a entender lo que significa esa diferencia... luego de reflexionar en profundidad sobre la misma, nos estaría proponiendo que nos planteemos: ¿qué lugar estaría ocupando en la vida de cada uno de nosotros ese “juego socio/prójimo” con que “me” vinculo con cada persona, o en cada situación de nuestras vidas... todos los días... tanto en los vínculos más sencillos, como en las grandes decisiones que le toca a cada uno?

Pareciera que la encíclica se va “apoyando” en la enseñanza de la parábola del buen samaritano, donde quien ayuda, no se fija en los antecedentes propios de toda situación, sino que va directo al punto: “alguien necesita ayuda, por lo tanto me ofrezco para AYUDAR” (lo cual surge de cuando a Jesús le preguntan “¿quien es el prójimo?” Él RESPONDE diciendo que "eso" es lo que hizo aquel samaritano de la parábola... cada uno tiene que sacar sus conclusiones)...

El Santo Padre va más allá de la dinámica “¿me corresponde a mí ayudar?” “¿es parte del trato?” “¿quien tuvo la culpa?” “¡te lo advertí!” etc etc... que probablemente serían los PRIMEROS planteos de una relación entre “socios”... (que tal vez sea lo que se habrán planteado en su interior el levita o el maestro de la ley, que a diferencia del samaritano, no se detuvieron a ayudar). Todos podemos estar circunstancialmente en cualquiera de las tres posiciones...

¿Se podría decir que el Papa nos propone reflexionar sobre la “dinámica” de relaciones que nos plantea primordialmente el mundo actual? ¿Más "socio" o más "prójimo"?

Luego se pueden proponer miles de situaciones, y posibles soluciones... muchas de las cuales pueden gustar o no, o incluso ser mejorables desde un aspecto profesional/técnico... entonces “esos profesionales” podrán tener una actitud de crítica, hasta con cierto ensañamiento, o se podrá tener una visión constructiva de mejorar... de mejorar desde ese encuentro que se abre, donde comprendo la dificultad del otro (en ocasiones con menos formación en áreas determinadas), donde cada “profesional” puede aportar lo suyo... 

Podría surgir OTRA pregunta, que también sería clave: ¿entiendo la diferencia entre “aportar” vs “imponer”? ¿cómo es mi dinámica personal respecto a ello? Cuando se plantea cualquier propuesta o reflexión, ¿ingreso al debate observando la oportunidad de construir desde el encuentro, o tengo la tendencia a “ver primero” la oportunidad del disenso y la crítica?

A pesar de que pareciera que la INTENCIÓN del Papa Francisco haya sido escribir para un público “universal”, se debe reconocer que podría resultar difícil de comprender, incluso hasta “chocante”, para quien desconoce el "revolucionario" espíritu de Jesús, y de la parábola del buen samaritano... o para quien, conociéndola, hasta incluso habiéndola analizado como experto en el plano teórico, le cueste “bajarla” a la cotidianeidad de las situaciones que se nos presentan constantemente... desde la caridad de quien entiende mejor las cosas, o tiene una posición más ventajosa.

El PRISMA de distinguir entre ser “socio”... o ser “prójimo”... Todo ello sin que ninguna de ambas situaciones minimice la capacidad productiva... solo que PROFUNDICE sobre la calidad del encuentro, la visión que le damos a los insumos que aportamos, y que cada uno espera darle a los beneficios obtenidos...

Parecería que el Papa busca RESALTAR la potenciación de los vínculos... que puede darse desde la “comodidad” de lo ya conocido, o desde la “crisis” de lo nuevo, que puede enriquecer... o no... ¿de qué o quién depende? Posiblemente de nuestra actitud.

Aunque se debe otorgar el lugar que le corresponde al “RESPETO por la propiedad privada”, se debe analizar con profesionalismo las distintas técnicas económicas productivas; el MENSAJE de Jesús, nos OBLIGA como cristianos (seguidores de Cristo) a plantearnos la diferencia ESENCIAL entre “socio” y “prójimo”.

Mi visión sería que nuestro Papa nos está ofreciendo SU EXPERIENCIA DE VIDA. Con mucha transparencia, está abriendo su corazón, exponiéndose a críticas, y nos dice: “esto es lo que yo observo desde mi experiencia de vida”. Yo respeto esa experiencia, porque entiendo que ha sido INTENSA, y la creo bien intencionada, por más que pueda disentir en algún aspecto (¿es posible pensar en estar de acuerdo en todo con alguien?). También respeto mucho, a muchos de quienes he escuchado atentamente sus críticas a la encíclica... creo que pueden ENRIQUECER la visión planteada... ¿de que dependerá? Creo que de la ACTITUD de “aportar”, en lugar de "sentirse atacados” y reaccionar buscando “defenderse” con una actitud de “imponer” su postura.

Para terminar, humildemente agregaré otro pasaje del Evangelio de Jesús, además de la parábola del buen samaritano, con el espíritu de tratar de comprender esta REFLEXIÓN del Papa Francisco frente a la problemática del mundo actual.

La situación de mucha gente de buena voluntad en este mundo en el que nos toca vivir, entre los cuales me incluyo, y que tenemos la POSIBILIDAD de leer esta encíclica, es parecida a la de un joven “rico” que se acercó a Jesús, y con muy “buena onda” le dijo:

- jr: ¿qué tengo que hacer para ser mejor?

- Jesús: cumple los mandamientos.

- jr: ya los vengo cumpliendo...

ENTONCES, el Evangelista dice que Jesús “lo miró con ternura” y le dijo: no te apegues a los bienes materiales, si quieres mejorar como persona, compártelos...

WOW... silencio... ¿cómo termina la historia?

El Evangelista dice que el joven “rico” se retiró triste... porque tenía muchos bienes...

Algún día entendí que TODAS las personas que se encontraron con Jesús, salieron exultantes de alegría... SIEMPRE... incluso Jesús les pedía prudencia en contar, pero ellos no podían contenerse... SALVO el joven “rico”, apegado fuertemente a esos bienes que seguro fueron obtenidos legítimamente (era una buena persona que cumplía los mandamientos). Es el UNICO que se retiró triste luego del encuentro con Jesús... 

Reflexiono acerca de MIS encuentros con Jesús... ¿me entrego o “negocio”? ¿Hasta que punto? ¿Soy “prójimo” o soy “socio”? 

Hace pocos días, un sacerdote decía que existen muchas riquezas: la alegría, la fortaleza espiritual, los talentos, etc... y también la "posesión de bienes materiales". Pero que esta última, desde la óptica cristiana, podría considerarse algo así como una de las riquezas "pobre"... porque puede llegar a confundirnos... Pero la producción, y la posesión de bienes materiales, no deja de ser una riqueza para el cristiano, dependiendo el lugar y el uso que le demos. 

La encíclica nos interpela a todos por igual... incluida la persona que circunstancialmente Dios elige como Sumo Pontífice, en todas las épocas... Muchas críticas giraron en torno a las “posesiones” del Vaticano, incluso a tener un Banco propio... El tema no son los bienes... ojalá tengamos la capacidad de producir cada vez más, para que cada vez haya MÁS bienes materiales aprovechables... el tema es nuestra actitud frente a ellos... yo interpreto que a ESO se refiere la Encíclica Fratelli Tutti.

Por último, agregaré algo muy personal, que sí tiene que ver con una apreciación sobre el Papa Francisco. A cada Papa le observé un carisma que lo distingue, repito, es una visión personal que no tiene porqué ser compartida. El carisma que me atrae especialmente del Papa Francisco es el de su AUSTERIDAD.

Humildemente considero que era muy necesario un planteo como el que hace nuestro Santo Padre en Fratelli Tutti, necesitamos reflexionar sobre estos temas... algunos tendrán puntos para aportar, otros para corregir, pero no podemos dejar de plantearnos estos puntos sobre nuestra convivencia.

Una reflexión final sobre esas voces que buscan "advertirnos" sobre las intenciones de alguien, en este caso puntual, sobre las buenas o malas intenciones del Papa. Nuestro Dios se revela en las Santas Escrituras, allí nos cuenta la historia del rey Salomón, a quien le concedió el don de la SABIDURÍA... Cierta vez, dos mujeres se disputaban un niño, ¿cómo saber cuál decía la verdad sobre ser su madre? El rey ordenó que partieran al niño, y le dieran una mitad a cada una. Una de las mujeres reaccionó al instante: "NO!! prefiero que se lo den a ella!". Así el rey supo quién era la verdadera madre.

Ante la duda sobre determinadas intenciones, cuando aparezcan contrapuestas... Dios nos enseña, a través del rey Salomón, a analizar la situación bajo la lupa del AMOR. Quien impresione más conciliador, quien se exprese mejor sobre su adversario, quien tenga más paciencia y busque entender al que piensa distinto, es posible que sea quien honestamente esté más en busca de "aportar" para encontrar la verdad, más que buscar "imponer" su propia verdad.

Dr. Luis Durand

consorcio de medicos católicos

Contactate con nosotros

Podes comunicarte con nosotros mandandonos un email a consorciodemedicoscatolicos@gmail.com o bien completando el siguiente formulario.

Enviar mensaje